Prematurez: Un reto al nacimiento y a la vida futura

prem

La prematurez implica el nacimiento de un recién nacido menor de 37 semanas de gestación, y conlleva una serie de acontecimientos trascendentales para el recién nacido debido a la inmadurez de sus órganos y sistemas que lo hacen más vulnerable que el resto de los recién nacidos. Actualmente se estima a nivel mundial que uno de cada diez recién nacidos es prematuro, y que uno de esos diez pesará menos de 1000 gramos.

La prematurez por si misma representa una serie de riesgos para el bebé, siendo algunos a corto plazo como lo es la dificultad respiratoria, hemorragia cerebral, dificultad para la alimentación, hipoglucemia, hipotermia, infecciones u otros a largo o mediano plazo como es la sordera, ceguera, dependencia al oxígeno y en sus casos más graves el retraso psicomotor.

Es importante mencionar que el riesgo de presentar complicaciones es inversamente proporcional a la edad gestacional, siendo aquellos menores de 28 semanas los que presentan mayor numero de secuelas y estancia más prolongada en el hospital.

Hasta el momento conocemos algunos factores de riesgo para tener un bebé prematuro dentro de los cuales podemos mencionar:

Embarazo múltiple
Edad materna avanzada
Haber tenido un prematuro previamente
Enfermedades maternas como hipertensión arterial, diabetes, infecciones o alteraciones de la coagulación
Uso de tabaco o alcohol durante el embarazo
Dentro del panorama abrumador respecto a la prematurez cabe señalar que día con día ha mejorado la sobrevida de los prematuros, incluso de aquellos con peso menor a 1000gr, principalmente debido a los avances en la medicina perinatal y neonatal, la introducción de nuevas medicamentos y tratamientos, y el desarrollo de unidades de cuidados intensivos neonatales.

Actualmente en las unidades de cuidados intensivos neonatales cuentan con una serie de equipo y herramientas de última generación que facilitan los cuidados del prematuro (podríamos mencionar como ejemplo las incubadoras, los monitores de signos vitales, los ventiladores de alta frecuencia, las lámparas de fototerapia de luz LED, la nutrición parenteral) que nos permite proporcionar una mejor vigilancia, control, cuidado y tratamiento de los prematuros, con el fin de disminuir el riesgo de complicaciones y secuelas para entregar a las familias bebé sano.