Las palpitaciones

palpitaciones

Unidad de Cuidados Intensivos
Se entiende como palpitaciones a la sensación consciente y desagradable de actividad cardíaca de diferente frecuencia y ritmo. Esto se traduce en una actividad mayor del corazón y puede ser normal o por alguna alteración. 

En ocasiones las palpitaciones son fisiológicas, es decir, normales. Ejemplos son el ejercicio físico intenso, en el cual tiene que aumentar la actividad cardíaca para mandar sangre oxigenada al resto del cuerpo. Otra causa normal es el embarazo y el estrés emocional. En este último las palpitaciones suelen ser muy evidentes y pueden alarmar a quien las experimente. 

Sin embargo, hay que considerar que hay múltiples alteraciones cardíacas que pueden producir las palpitaciones, y dentro de estas se pueden clasificar en taquicardias (aumento de la frecuencia cardíaca en el corazón) o extrasístoles (el corazón late tempranamente y fuera del ritmo). 

Las taquicardias pueden tener o no arritmias. Esta última palabra se refiere a un ritmo irregular en el corazón, cuya frecuencia puede ser más rápida o lenta. Generalmente suele ser más rápida, lo cual se traduce en taquicardia con arritmia. 

Las taquicardias con arritmias son producto de una afección cardíaca. Dentro de este grupo podemos encontrar enfermedades como la taquicardia supraventricular paroxística, fibrilación atrial, flutter atrial, síndrome de Wolff-Parkinson-White y taquicardia ventricular. En todos estos casos se encuentran las palpitaciones, el cual será el signo de alarma más importante. Dependiendo del tipo de enfermedad los pacientes pueden presentar pérdida del conocimiento, sudoración y ansiedad. Además, pueden desarrollar complicaciones como infartos cardíacos, cerebrales o incluso la muerte, según el tipo de enfermedad y su gravedad. 

Las taquicardias sin arritmias suelen producirse como consecuencia de un fenómeno fuera del corazón que está afectando al sistema cardiovascular. Dentro de este grupo se encuentran la fiebre, la anemia, la insuficiencia cardíaca, la tirotoxicosis, la hipoglucemia, el feocromocitoma, que son enfermedades con tratamiento. Pero además, sustancias de la vida cotidiana pueden producir taquicardias de este tipo, como el alcohol, el tabaco, el café, té y múltiples medicamentos. Todos ellos manifestarán palpitaciones. 

Las palpitaciones pueden presentarse aisladas o acompañadas de otra sintomatología, como ya fue mencionado anteriormente. Es importante darse cuenta que como pueden ser consecuencia de estrés o actividad física, las palpitaciones también pueden ser el primer signo de alarma de una enfermedad importante. 

Debido a esto, cuando una persona siente palpitaciones y sobre todo, si se acompaña de otros síntomas como desmayos, sudoración, es importante que acuda a un servicio de urgencias para que ahí realicen un electrocardiograma, el cual indicará el tipo de taquicardia y darle el manejo adecuado fuera o dentro del hospital y en caso de diagnosticarse una enfermedad importante, prevenir posibles complicaciones. 

 

Para saber más descarga el artículo...Palpitaciones