Enfermedades Respiratorias

respLas enfermedades respiratorias se encuentran a la orden del día como consecuencia de la variabilidad del clima, la exposición a múltiples contaminantes ambientales (industriales y productos de la combustión), y la constante exposición al humo de leña, en lugares no urbanizados, que se utiliza para realizar las actividades ordinarias (preparación de alimentos principalmente).

Toda la población está expuesta a enfermar de las vías respiratorias, pero los extremos de la vida (niñez y adultos mayores) son los más vulnerables a padecer desde simples gripas hasta un compromiso mayor de las vías respiratorias inferiores, a saber: bronquitis y/o neumonía como eventos agudos. También hay que considerar a otras enfermedades crónicas (fibrosis pulmonar, EPOC, asma) que pueden agudizarse y agregar una infección agregada lo que puede comprometer, en todos los casos, no sólo la salud sino además la economía familiar y, en un momento dado, la vida de la persona.

Muchas son las manifestaciones y formas de aparición de una enfermedad respiratoria, e identificar una anormalidad incipiente puede favorecer un tratamiento óptimo y oportuno para evitar la progresión a formas más complejas que comprometan severamente la salud.

Los síntomas respiratorios más comunes son: tos (seca o con flemas), malestar general, dolor de cabeza, estornudos, rinorrea (salida de moco nasal) y fiebre. Los síntomas de mayor compromiso incluyen disnea (sensación de falta de aire), dolor torácico (exacerbado con los movimientos respiratorios u opresivo), taquicardia (palpitaciones del corazón), desmayo o aumento del sueño por falta de oxigeno a nivel central (cerebro), y cianosis (coloración azul) de uñas y labios.

Se recomienda NO AUTOMEDICARSE. El típico error que se comete es la autosuministro de antibióticos ante la presencia de tos o síntomas gripales, lo que favorece la colonización bacteriana y la resistencia de las mismas, lo que dificulta el tratamiento y cada vez se tienen que utilizar antibióticos nuevos y más costosos.

Por ultimo, es necesario saber que la fiebre no es un signo constante en todos los casos, incluso se presentan neumonías sin fiebre y sólo falta de aire y/o tos que incluso puede ser seca, esto condiciona exceso de confianza por parte del paciente y evitar ir al medico.
No olvide que ante la duda, la valoración médica es la forma más segura de atacar una enfermedad a tiempo

Dr. Alfredo Domínguez Peregrina
Neumología e Inhaloterapia
Hospital Beneficencia Española de Puebla