6 maneras en las que puedes empeorar tu dolor menstrual

El dolor menstrual puede aplastar tu buen humor y robarse todas tus energías. ¿Sabes exactamente de qué estoy hablando? Entonces, es bueno que sepas que no debes rendirte al dolor; mejor, procura evitar tomar las siguientes decisiones y te aseguro que tu período se hará mucho más llevadero…
1. Beber alcohol
No te aconsejo que optes por bebidas alcohólicas, si estás atravesando un periodo doloroso. Ocurre que el alcohol empeora los calambres porque retiene el agua e inflama el área. Ni hablemos de la resaca que se padece luego. Imagina el dolor menstrual sumado a las molestias propias de una borrachera. ¡Una bomba!
2. Usar un DIU
El DIU es un método anticonceptivo muy efectivo. El problema surge los primeros 3 ó 6 meses después de que este dispositivo es insertado, debido a que provoca que la regla sea más larga, abundante y dolorosa. Por fortuna, estos síntomas se van atenuando con el correr de los meses.
3. Excederse con los alimentos salados
Muchas de nosotras, cuando atravesamos la menstruación, encontramos consuelo en la comida chatarra. Pero esto es mala idea, sobre todo si sufrimos de espasmos. Lo que ocurre es que los alimentos salados retienen agua y esto provoca que se inflame toda la zona abdominal y se potencien los dolores menstruales.
4. No dormir
La menstruación puede provocar problemas de sueño que a su vez incrementan el dolor. Lo que ocurre es que la falta de sueño disminuye el umbral de dolor.
5. Abusar de productos lácteos
La leche, los helados y los chocolates con leche no tendrían que estar en tu lista de alimentos mientras tienes la regla. Y es que los lácteos potencian la inflamación. Pero existe también otra razón por la cual estos alimentos son desaconsejables: contienen un ácido graso llamado Omega-6 que causa la producción de más cantidad de prostaglandinas, que provocan más calambres.
6. Fumar
Fumar es malo en todo sentido: provoca problemas pulmonares, produce cáncer, arruga la piel y también aumenta los dolores menstruales que empeoran con cada cigarrillo que fumas. ¡Otro motivo para dejarlo!