6 claras señales de que tu HÍGADO está fallando

¿Cuántas veces nos han intentado vender esas ”fabulosas” dietas de purificación hepáticas? ¿Qué hay de los jugos desintoxicantes? De hecho, la palabra ”desintoxicación” al parecer se ha puesto muy de moda. Pero no tan rápido, si consultas con cualquier especialista, te explicará por qué no necesitamos ningún tipo de sustancias externas para desintoxicar nuestros cuerpos.

Para simplificar lo que un médico te diría, importa sacar a escena a un partícipe esencial en nuestro cuerpo: el hígado. Este discreto pero poderoso órgano no solo funciona como un filtro de la sangre, sino que produce hormonas, conserva energía y produce sustancias que permiten la digestión, entre otras valiosas tareas.

Y a pesar de que cumple una función imprescindible en nuestro cuerpo, según el profesor de medicina de la Universidad de Medicina de St Louis, Bruce Bacon, es posible que en algunos casos no notemos que está fallando. La hepatitis C es a menudo llamada la ”epidemia silenciosa” porque una vez que presenta síntomas, suele haber evolucionado en una cirrosis. A su vez, la cirrosis puede dar lugar al cáncer de hígado y en todos los casos los pacientes necesitan un trasplante. Otra condición que suele presentarse en pacientes con obesidad es el hígado graso.

Debemos estar atentos al bienestar de este órgano tan importante para nuestra salud. Para empezar a hacerlo, te gustará conocer cuáles son los síntomas que podrían ser señales de que tu hígado no está funcionando bien…

Dolor abdominal

Una sensación molesta de hinchazón combinada con un fuerte dolor en la zona superior del abdomen podría estar indicando que tu hígado está enfermo.

Ojos amarillentos

Cuando nuestro cuerpo descompone glóbulos se crea una sustancia de tono amarillo denominada “bilirrubina”. Cuando el hígado funciona adecuadamente no tiene dificultad para desechar este componente, pero cuando está fallando, la bilirrubina puede permanecer en la sangre. Esta condición conocido como “ictericia” es lo que le da un aspecto amarillento a nuestros ojos y piel.

Dolor en las articulaciones
Si sufres de artritis combinada con nauseas, vómitos, fatiga y pérdida de apetito es posible que tu hígado sea el responsable. Estos síntomas a menudo aparecen con la hepatitis autoinmune, una condición que hace que nuestro sistema inmunológico ataque por error a las células y tejidos del hígado. Según los Institutos Nacionales de Salud en Estados Unidos, es más frecuente en mujeres que en hombres.

Manchas en la piel

Como ya mencionamos anteriormente, nuestro hígado ”limpia” y ”desintoxica” nuestra sangre. Pero si este no puede cumplir su tarea, esto puede manifestarse con coagulaciones en la superficie de la piel, principalmente en el pecho y la espalda.

 

Confusión

Cuando el hígado no está en buenas condiciones, esto puede resultar en una cantidad excesiva de hierro en nuestro cerebro y sangre. Se denomina la “confusión del alzheimer” porque provoca cierta confusión en las personas. Este síntoma ocurre cuando el problema en el hígado ya es demasiado grave.

Pérdida llamativa de músculo

Cuando el estado de nuestro hígado ya es irreversible, se pueden presentar síntomas asociados a un desbalance de fluidos. El abdomen y las rodillas hinchadas junto con los brazos y piernas débiles son la señal más clara.

Es recomendable que estés atenta a estas señales. Ahora bien, si padeces alguno de estos síntomas no necesariamente significa que tu hígado esté en problemas, ya que nuestro cuerpo es un sistema muy complejo y en su bienestar incide una inmensidad de factores. Dada esta realidad, es recomendable que consultes a tu médico.