5 reglas sobre la hidratación que siempre deberíamos seguir.

La hidratación es muy importante, tanto es así que si no estamos completamente hidratados, muchas funciones de nuestro organismo comienzan a fallar lentamente.

Por eso mismo, te quiero contar cuáles son las reglas de hidratación que debes tener en cuenta para evitar problemas con el paso del tiempo.

1. Si vas a hacer deportes bebe mucha agua todo el tiempo
La deshidratación es algo más común de lo que piensas, sobre todo si haces ejercicio. Muchos estudios han demostrado que la mayoría de los deportistas de elite están deshidratados antes de comenzar cualquier competencia, así que si estás por competir, lo mejor será que comiences a beber agua.

2. Presta atención a tu orina
La orina siempre tiene que ser de color claro o amarillo pálido. Presta atención a esto, pues si se torna oscura y es escasa, significa que estás deshidratado.

3. Existen otras opciones además del agua
Si bien lo ideal es beber agua las veces que sea necesario, puedes complementarlo con otras opciones como las bebidas deportivas que cuentan con electrolitos o las frutas como la sandía, el melón y las naranjas.

 

Recuerda además que no es necesario que bebas los dos litros de agua al día, pues la comida también tiene agua y el desayuno, si es que tomas café o té también cuentan.

4. Bebe agua tibia
Beber agua tibia puede ser la diferencia entre sufrir un choque térmico o no. El agua helada o demasiado caliente provoca problemas de equilibrio interno. Lo ideal es mantener el agua a una temperatura templada, sobre todo cuando el clima es demasiado frío.

5. Toma agua antes de cada comida
Esto no solo te ayudará a mantenerte hidratado, sino que además colaborará con la pérdida de peso y podrás mantener la línea. Por ejemplo puedes beber el primer litro cuando te despiertas, otro litro media hora antes de comer, medio litro 2 horas después de cada comida y un vaso pequeño antes de acostarte.

Eso sí, esto debes hacerlo solo si estás acostumbrado a beber más de dos litros de agua al día. Si esto no es así, empieza por beber tan solo un vaso antes de cada comida. Verás que cuando te quieras acordar, estarás tomando toda el agua que tu cuerpo necesita.

Aunque no lo creas, beber la suficiente cantidad de agua diaria también te ayudará a dormir mucho mejor.